Mirando de frente al nuevo año

«C´est en faisant les choses que l´homme se fait»
Lanza del Vasto
Hace más de diez años que iniciamos la reflexión sobre la aparición de la  hostilidad en el entorno profesional, concretamente en el entorno de la sanidad pública de la Región de Murcia. La propuesta inicial, basada en el aprendizaje preventivo de habilidades de comunicación, fue el germen que permitió el desarrollo de un Modelo de Intervención enfocado a una «Gestión Saludable de la Hostilidad en el Entorno Profesional».
Bajo la definición aparentemente paradójica de «Gestión Saludable de la Hostilidad», desarrollamos un programa de formación y aprendizaje enfocado a la reducción de la complejidad frente a un fenómeno tan impactante y doloroso como es la aparición, durante el ejercicio de nuestra tarea profesional, de la hostilidad y las manifestaciones agresivas que la suelen acompañar.
En este tiempo, numerosos profesionales han tomado la decisión de detenerse a reflexionar sobre el modo en el que afrontan una realidad que no está ligada únicamente a su profesión, sino que forma parte de una sociedad cambiante y en crisis.
En 2018 desbordamos por primera vez el ámbito sanitario, aplicando el modelo a otras realidades y entornos. Miembros de diferentes colectivos de profesionales del SEF (Servicio de Empleo y Formación de la Región de Murcia), o participantes en el «Ciclo de Formación Facilitadores de Cambio Organizacional» organizado por Ecología Sistémica, han tenido ocasión de conocer el Modelo de Intervención Saludable y sus posibilidades de aplicación a las tareas que desarrollan a nivel profesional.
Y ahora, en 2019, aparece en el horizonte la oportunidad de trabajar en el medio educativo, a través de nuestra participación en un proceso de aprendizaje  sobre la mediación en conflictos dentro del claustro de profesores.
Todo esto nos lleva a pensar en la necesidad de una reflexión, personal y profesional, que nos ayude a descubrir qué emociones de base rigen nuestro momento social y vital.
Desgraciadamente parece que no estamos entrenados en la gestión positiva de las emociones, y que «reaccionamos» con facilidad y entusiasmo cada vez que se nos presenta la ocasión de reafirmarnos «contra el otro», ese otro que en ocasiones no es sino un tímido reflejo de nuestro peor yo.
Os invitamos a buscar «esas» respuestas que nos permitan encauzarnos en una vía de cambio, de forma y fondo, de nuestros modelos de comunicación frente aquellas situaciones profesionales en las que aparece le dificultad o la hostilidad.
Este es nuestro punto de arranque para este año, ¡os esperamos!