Comunicación Profesional Estratégica

Elegir de manera deliberada y consciente un estilo de comunicación profesional centrado en nuestros objetivos y adaptado a cada persona y situación

Gestión Saludable de la Hostilidad

Aplicar un Modelo de Gestión Saludable en la relación profesional que proteja nuestra salud física y emocional frente a situaciones hostiles

Prevención del Síndrome de Burnout

Abordar situaciones y condiciones de trabajo estresantes que suponen una vivencia negativa de desgaste y fracaso personal y profesional

Nueva ventana

Espino

Cuando creíamos conocer todas las respuestas…

“Cuando creíamos conocer todas las respuestas…de repente nos cambiaron las preguntas”
Mario Benedetti
El desempeño de nuestra tarea profesional ocupa más de un tercio de nuestra vida adulta.
Quizá la decisión que tomamos en un determinado momento de nuestra vida haya sido una fuente de satisfacción en multitud de ocasiones y con el paso del tiempo hayamos adquirido habilidades y acumulado experiencias que nos han ayudado a ser el profesional que un día soñamos.
Sin embargo, en las sesiones de formación que realizamos, ya sea con profesionales de la salud y la educación o con miembros de equipos comerciales o de atención a clientes/usuarios, los comentarios en el café del descanso, las preguntas que nos realizan en privado, los correos que recibimos al finalizar, nos indican que para una gran mayoría de los profesionales las cuestiones consideradas como urgentes revelan cada vez más la existencia de una sensación, incómoda e incluso molesta, de que “algo ha cambiado… a peor” en las relaciones profesionales.
Expresiones como “Hay que aguantar mucho”, “Antes las cosas no eran así”, “Tengo la impresión de pelearme continuamente”, “Algunos ya vienen con el hacha levantada”… no hacen más que poner de manifiesto la incomodidad, y porqué no el temor, con el que algunos profesionales abordan el comportamiento hostil y a veces agresivo que aparece en un cierto número de relaciones profesionales.
Elegir soluciones profesionales acertadas ante este tipo de comportamientos y situaciones “difíciles” es fundamental para poder abordar nuestra tarea de manera saludable. Proteger nuestro bienestar emocional sin generar trabas a los objetivos profesionales ni bloquear la posibilidad de futuros encuentros con los implicados debería de convertirse en un objetivo prioritario de nuestro desarrollo personal y profesional.
Desde esta óptica creemos necesario adoptar un posicionamiento profesional estratégico, adaptado a cada persona en cada situación concreta, incorporando a nuestra actividad algunas claves capaces de reducir la complejidad a la hora de abordar estas situaciones de dificultad.
Si estas reflexiones resuenan en ti, ¡ánimo! no estás solo, estamos contigo en el mismo camino.